¿Cómo ser autónomo y no morir en el intento?

0 Comentarios 21 veces vista
¿Cómo ser autónomo y no morir en el intento?

La cantidad de conocimientos necesarios y el alto nivel de autogestión que exige ser autónomo hace necesario, en la mayoría de los casos, recurrir a personal cualificado; pesar de ello es necesario tener unos conocimientos básicos de cuáles son nuestras obligaciones y derechos como autónomos.

Al contrario de lo que nos hace parecer la Administración, no nacemos preparados para trabajar como autónomos. Igual que cualquier actividad, o incluso más que para la mayoría, esta forma de ganarse la vida requiere unos conocimientos y un nivel de autogestión que van mucho más allá de los necesarios para desarrollar la actividad principal del negocio.

Como el resto de trabajadores, los autónomos disfrutan de una serie de derechos y están sometidos a algunas obligaciones que deben conocer y respetar. Las diferencias de responsabilidades y privilegios frente a los que disfrutan los trabajadores por cuenta ajena y la diversidad de la naturaleza de los negocios sumando a las circunstancias particulares de cada uno hacen que, en multitud de ocasiones, los autónomos opten por contratar servicios externos de asesoramiento, que siempre constituyen una forma idónea para afrontar el día a día de una forma sencilla y segura pudiendo centrarse en otros aspectos del negocio.

Entre las obligaciones principales, la primera es la de darse de alta en el censo de actividades al inicio de la misma y especificar la tipología de ésta. Hay que aportar algunos detalles más que nos servirán, por ejemplo, para determinarán si procede el gravamen con IVA o no.

Es importante revisar la última Ley de reformas urgentes del Trabajo Autónomo en la que se modifican algunos puntos como la implementación de un coste fijo anual fijado en 50 euros el primer año variando posteriormente. Otro de los cambios significativos se da en algunas circunstancias como la maternidad, etc.

Las obligaciones tributarias son de las más importantes. Divididas, por un lado, el IVA, que debe quedar indicado en cada factura, e informarse a Hacienda trimestralmente, abonando el importe correspondiente tras descontar el gasto.

Por otro, el IRPF. Se puede escoger entre dos opciones, detallarlo en las facturas o descontarlo cada año directamente de los beneficios del negocio.

Para todas estas gestiones, al autónomo se le exigen estar al día en libros de registro sobre los principales aspectos de la actividad: ingresos, gastos, ventas, bienes de inversión…

Derechos

Se encuentran detallados en el Estatuto del Trabajador Autónomo, fueron actualizados hace menos de un año a través de la Ley de reformas urgentes del Trabajo Autónomo. En él se recogen, por ejemplo, los derechos sindicales y de asociación, los de propiedad intelectual sobre sus obras y prestaciones, los que velan por su seguridad y salud en el trabajo…

Tienen especial atención los que se refieren a los periodos de maternidad y paternidad, en los que se puede suspender la actividad, las adopciones y situaciones de necesidad o riesgo en general.

Es importante prestar atención a las coberturas de periodos de enfermedad, incapacidad y accidentes de trabajo. En el estatuto se recoge el derecho a la asistencia sanitaria en los casos anteriores, y el parto y postparto, y se disfruta de las correspondientes coberturas económicas durante los periodos de baja, incapacidad, jubilación, y fallecimiento.

Cuando comenzamos el inicio de una actividad como autónomo conviene estar al tanto de todos los detalles y llevar a cabo una lectura en profundidad del Estatuto.

Si aún así nos resulta un proceso complejo podemos contar siempre con la ayuda de un especialista como asesor, no mal en ningún caso y garantiza una tranquilidad muy valiosa en los momentos de incertidumbre.

Sobre la franquicia

¿Cómo ser autónomo y no morir en el intento?
Grupo Dolle

CONTACTAR CON LA FRANQUICIADORA

Los campos marcados con (*) son obligatorios.

Aniversay Banner